Buscador
Pedir cita
96 3521441 | 96 3743079
Clínica Serrano

DERMATOLOGÍA CLÍNICA > DERMATITIS

DERMATITIS ATÓPICA   |   DERMATITIS SEBORREICA   |   DERMATITIS DE CONTACTO DERMATITIS DISHIDROTICA  

DERMATITIS ATOPICA

 

 

dermatitis atopica

Piel sana.

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel que se caracteriza por la piel seca, enrojecimiento y fuertes picores que favorecen la aparición de costras (liquenificación) a causa del rascado incontrolable para el afectado.

Las consecuencias son la aparición de placas de eczema y excoriación, (descamación exagerada) que a su vez dejan a la piel vulnerable a las infecciones que causan exudación y costras. Las recaídas se producen en intervalos impredecibles y las áreas mas afectadas son la cara, el cuello y las flexuras de los brazos y las piernas, aunque en realidad se puede ver afectado todo el cuerpo.

En el caso de los niños el intenso picor (no pueden dejar de rascarse ni aún dormidos) les produce heridas y dolor, lo que les lleva a un estrés que a su vez provoca el empeoramiento de la crisis y, por ende, al fracaso escolar, al rechazo de sus compañeros, a la introversión y a la imposibilidad de llevar a cabo una vida y un desarrollo normales. En los adultos la pérdida de calidad de vida es absoluta.

 

¿Qué bacterias infectan la piel en el eczema atópico?

Eczema atópico.

Eczema atópico.

Los eczemas suelen conllevar la rotura de la capa superficial de la piel y, por lo tanto, proporcionan un ambiente ideal para la entrada y crecimiento en la piel de gérmenes, en especial el denominado S. aureus. Se ha demostrado que este germen se halla presente en el 80% de las lesiones de tipo eccematoso. Además, el picor presente en los eccemas, al desencadenar o provocar el rascado de las lesiones contribuye a la lesión y fallo protector de las capas superficiales de la piel y, consiguientemente, potencia la presencia de gérmenes (S. aureus) en la piel. Las bacterias se encuentran por todas partes en la piel, pero normalmente no causan ningún problema. La bacteria que puede causar problemas al atópico es la llamada Staphylococcus aureus. Aureus significa “dorado” y cuando su piel está infectada se aprecia costras de aspecto amarillo-dorado sobre el eccema. Para evitar la cronificación del proceso y actuar sobre los factores que participan en el eccema como inflamación y entrada de gérmenes, es necesario aplicar productos que aúnen su acción frente a ambos factores:

  • Inflamación corticoides tópicos.
  • Antiinflamatorio de uso tópico.
  • Gérmenes antiinfecciosos tópicos.

 

Dermatitis atópica en la infancia.

Dermatitis atópica en la infancia.


¿Cuándo aparece? 

En la mayoría de los pacientes el comienzo de la enfermedad se presenta durante la primera infancia. Dermatitis atópica es una afección que comienza y se diagnostica en casi la mitad de los pacientes durante el primer año de vida, se supera de manera espontánea antes de la adolescencia en un 40% de los casos, y persiste durante toda la vida en el resto. Entre un 10 y un 15% de los niños del mundo desarrollado sufre esta enfermedad. La cifra de 4 millones de niños afectados en España es preocupante e irá en aumento indudablemente a medida que el nivel de vida mejore, puesto que se trata de una dolencia curiosamente asociada al mundo opulento aunque tenga una base genética (el 70% de los pacientes pertenecen al hábitat urbano y clase social media-alta). Los estudios han demostrado que factores como el estrés y el ejercicio físico pueden desencadenar la enfermedad en un 48% y un 38% respectivamente. Es una afección que no distingue entre sexos, ya que se reparte al 50% entre los afectados.

 

Medidas generales

Con carácter general se evitarán todas aquellas circunstancias que producen prurito en condiciones normales, efecto que suele ser mucho mayor en los atópicos. Estas medidas incluyen:

  1. Temperatura ambiental: Los pacientes con dermatitis atópica toleran mal el calor. Debe evitarse la temperatura ambiental elevada y el uso de ropa de abrigo excesiva.
  2. Humedad ambiental: La sequedad del ambiente incrementa la xerosis y el prurito en la dermatitis atópica. Las calefacciones por aire caliente (ej.: las de los coches) pueden ser un factor agravante importante. La humidificación ambiental con instalaciones adecuadas es beneficiosa. En cambio, las medidas caseras con pequeños humidificadores o recipientes de agua son poco eficaces.
  3. Exposición solar: Suele resultar beneficiosa en la dermatitis atópica, pero debe evitarse siempre la quemadura solar con el uso de un fotoprotector adecuado. Algunos pacientes tienen mala tolerancia al sol e incluso pueden sufrir agravamiento de sus lesiones.
  4. Ropa: Hay que evitar el contacto directo de la piel con la lana, plásticos, gomas, etc. La tolerancia de las fibras sintéticas es muy variable y deberá evaluarse en cada caso, siendo el más recomendado el algodón.Utilizar detergentes suaves líquidos para la ropa y asegurarse de un buen aclarado.
  5. Alimentos: Algunos alimentos ácidos (ej.: cítricos, tomate) pueden irritar la piel de los pacientes atópicos al ingerirlos o ser manipulados. Los excitantes, como el café, el cacao y el alcohol, incrementan el prurito y son contraproducentes. Algunos alimentos, por su contenido en histamina o por liberar esta sustancia, sobre todo si se consumen en grandes cantidades (ej.: fresas, marisco), pueden desencadenar también prurito. Exceptuando estas circunstancias, no es necesario efectuar restricciones dietéticas en la dermatitis atópica.
  6. Vacunas: Los niños con dermatitis atópica deben recibir el calendario de vacunas completo y a su debido tiempo si no existen otras contraindicaciones. Durante los tratamientos con corticoides sistémicos no deben administrarse vacunas con virus vivos (poliomielitis, sarampión-parotiditis-rubéola, varicela).
  7. Enfermedades asociadas: Otros procesos que forman parte de las manifestaciones de la constitución atópica pueden desencadenar prurito (ej.: crisis asmáticas, urticaria). Su correcto control es esencial para lograr el de la dermatitis atópica.
  8. Higiene: Los baños, especialmente con agua muy caliente y detergentes agresivos, incrementan la xerosis e irritan la piel de los pacientes atópicos. No obstante, debe mantenerse una higiene suficiente, combinando medidas poco lesivas y el uso de emolientes (ver emolientes). Es preferible la ducha al baño, con agua templada y utilizar geles de baño de pH ácido.
  9. Emolientes: La aplicación de una crema emoliente (“hidratante”) en todo el cuerpo una o varias veces al día es una medida esencial en el tratamiento de la dermatitis atópica. El momento más adecuado para aplicar la crema es inmediatamente después de la ducha o el baño. Debe tenerse en cuenta que muchos pacientes atópicos tienen mala tolerancia a algunos de los compuestos de uso más habitual en este grupo, como la urea.
  10. Rascado: Es esencial informar al paciente o a sus familiares de la necesidad de evitar el rascado y el frotamiento ya que son factores decisivos en el mantenimiento de las lesiones. Es crucial controlar el picor. Cuando un niño tenga picor, se debe procurar que no se rasque. Para evitar que se lastime cuando se rasca, llevará siempre las uñas bien limpias y cortas. Es recomendable tener la precaución de limárselas cada dos o tres días. Por la noche, los guantes de algodón para las manos de los niños pueden servir para disminuir los daños en la piel por rascado involuntario que puedan producirse durante el sueño.
  11. Alérgenos: Los ácaros del polvo son alérgenos y pueden causar eccema. Viven en la ropa de cama, los muebles blandos, las alfombras y las cortinas. Pueden reducirse pasando la aspiradora diariamente, sacando el polvo con una bayeta húmeda, aireando los colchones periódicamente, y lavando toda la ropa de cama y los peluches a una temperatura mínima de 60°C. Si su hijo tiene algún peluche favorito, también puede meterlo en el congelador en una bolsa durante algunas horas para exterminar los ácaros. El cloro del agua de las piscinas puede hacer que empeore el eccema atópico. Si no puede evitar acudir a la piscina, ducha inmediata y asegúrese de aplicar emoliente o un protector con función barrera después de nadar .

Subir

DERMATITIS SEBORREICA

Zonas de aparición de la dermatitis seborreica.

Zonas de aparición de la dermatitis seborreica.

 

 

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica es una enfermedad que hace que la piel se descame. Normalmente afecta al cuero cabelludo. En los adolescentes y adultos comúnmente se conoce como caspa. En los bebés se conoce como costra láctea.

La dermatitis seborreica puede afectar en zonas del cuerpo como la cara, el pecho, los pliegues de los brazos, las piernas y las ingles. La dermatitis seborreica habitualmente provoca que la piel se vea un poco grasosa y con escamas o descamada.  Es una dolencia cutánea, inflamatoria y común que hace que se formen escamas, que van de blancas a amarillentas, en áreas grasosas como el cuero cabelludo o dentro del oído, y puede darse con o sin enrojecimiento cutáneo. Costra láctea es el término que se utiliza cuando la dermatitis seborreica afecta el cuero cabelludo de los bebés. 

 

Causas, incidencias y factores de riesgo

La dermatitis seborreica y la caspa están producidas por un hongo que existe habitualmente en la piel, el Pityrosporum ovale. Este organismo es un colonizador secundario de las lesiones descamativas. La dermatitis seborreica parece transmitirse de padres a hijos. El estrés, la fatiga, los climas extremos, la piel grasa, la falta de limpieza de la piel y del cuero cabelludo, el uso de lociones que contienen alcohol, trastornos de la piel (como el acné) o la obesidad pueden incrementar el riesgo de padecerla. El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) también está asociado con un aumento de los casos de dermatitis seborreica.


Síntomas

La dermatitis seborreica puede aparecer en muchas áreas diferentes del cuerpo y, de manera característica, en aquellas zonas donde existe una mayor número de glándulas sebáceas, lo que conlleva a una excesiva producción de grasa. Las áreas comúnmente afectadas abarcan el cuero cabelludo, las cejas, las pestañas, los pliegues nasogenianos, la parte posterior de las orejas, el oído externo y a lo largo de los pliegues de la piel en la parte media del cuerpo. La dermatitis seborreica en bebés, también llamada costra láctea, es una afección inofensiva y temporal. Aparece en el cuero cabelludo del niño en forma de escamas amarillentas y costra láctea. Ésta se puede observar en recién nacidos y niños pequeños hasta los tres años. La costra láctea no es contagiosa, ni causada por falta de higiene; tampoco es una alergia ni es peligrosa, y puede o no ocasionar picazón. Si se presenta con picazón, rascarse en exceso puede causar una inflamación adicional y las grietas en la piel pueden originar infecciones leves o sangrados. En general, los síntomas de la dermatitis seborreica abarcan:

Dermatitis seborreica.

Dermatitis seborreica.

  • Lesiones cutáneas.
  • Parches sobre una gran área.
  • Áreas con exceso de grasa.
  • Escamas en la piel blancas o amarillentas.
  • Prurito: puede ocasionar más picazón si se infecta.
  • Enrojecimiento leve.
  • Pérdida del cabello.

 

Signos y exámenes

El diagnóstico se basa en el aspecto y la localización de las lesiones cutáneas. La dermatitis seborreica es una de las alteraciones cutáneas más frecuentes. Esta condición es principalmente un problema cosmético y puede ser tratado fácilmente.


Más info:
 Contacta con Nosotros

Subir

 

DERMATITIS DE CONTACTO

¿Qué es la dermatitis de contacto ?

La dermatitis de contacto es una reacción alérgica común producida cuando la piel de una persona entra en contacto directo con un elemento alérgeno: jabones, detergentes, medicamentos, etc. Esta reacción implica la inflamación de la zona que ha realizado el contacto, aunque en función de la sensibilidad de la piel y del irritante en cuestión la reacción puede llegar a provocar incluso úlceras abiertas.

Dermatitis de contacto.

Dermatitis de contacto.

Normalmente, las alergias más habituales asociadas con este tipo de dermatitis son: algunas plantas como la encina o la hiedra, metales como el níquel o la plata, medicamentos antibióticos -sobre todo aquellos de uso tópico-, anestésicos tópicos, materiales como el látex o el caucho, algunos tipos de cosméticos, determinados tejidos, detergentes, disolventes, adhesivos, perfumes y colonias, etc. Los síntomas se dan siempre en la zona afectada: prurito, enrojecimiento, inflamación, hipersensibilidad y, en casos extremos, erupciones y lesiones cutáneas que pueden llegar a desarrollar infecciones si no se tratan debidamente. El tratamiento para eliminar los síntomas y curar las posibles lesiones es sencillo. Sin embargo, las alergias no tienen cura, por lo que deberá ser el afectado quien evite posteriores contactos con aquel elemento o sustancia que le provoque una nueva reacción.

Subir

DERMATITIS DISHIDRÓTICA

¿Qué es la dermatitis dishidrótica?

La dishidrosis o dermatitis dishidrótica es una dermatosis crónica recurrente que afecta a las palmas y dedos de las manos, así como a las plantas de los pies.

Se caracteriza por la aparición inicial de vejiguitas (vesículas) que pican y evolucionan posteriormente con descamación en forma de collar. Si el proceso se cronifica aparecen fisuras o grietas y a menudo infección bacteriana. Aparece por igual en ambos sexos y afecta sobre todo a personas menores de 40 años.

 

 

Más info: Contacta con Nosotros

Subir

Diagnóstico y tratamiento de dermatitis en Valencia • Dr. Gabriel Serrano Sanmiguel





    Pedir Cita

    E-mail (requerido)

    Teléfono

    Su mensaje