Buscador
Pedir cita
96 3521441 | 96 3743079

Hiperhidrosis

AXILAR   |   PALMAR   |   PLANTAR 

DERMATOLOGÍA > HIPERHIDROSIS

Hiperhidrosis (Sudoración excesiva)

La hiperhidrosis es un trastorno crónico médico que causa la producción de sudor excesivo. Una de cada tres personas encuestadas con hiperhidrosis dijo que su sudor era intolerable o apenas tolerable.

Muchos pacientes dijeron que estaban deprimidos y frustrados en el día a día, y que interfería en su trabajo y su vida sentimental.
La hiperhidrosis tiende a aparecer por primera vez durante el período de la pubertad, ya de por sí difícil, y la adolescencia temprana. Causa gran parte del deterioro social, psicológico, emocional y físico debido a su visibilidad: en las palmas de las manos, axilas y plantas de los pies. Al mismo tiempo, la cantidad de sudor que se produce a menudo es muy difícil de ocultar.

hiperhidrosis tratamientos

¿Qué tratamientos están disponibles para la hiperhidrosis?

Se recomienda probar las opciones menos invasivas en primer lugar, como los antitranspirantes y la iontoforesis. Si después de aprender cómo utilizar más eficazmente estos tratamientos aún no puede encontrar alivio, tenga en cuenta las inyecciones de botox (teniendo en cuenta que el botox sólo es apropiado para el tratamiento de la sudoración excesiva en determinadas zonas del cuerpo). Debido a los efectos secundarios, los medicamentos orales no se recomiendan como una solución a largo plazo y las opciones quirúrgicas, aunque muy populares, se reservan para casos graves; en aquellos de hiperhidrosis que no han respondido a otras opciones de tratamiento.

Subir

  • Antitranspirantes:

Los antitranspirantes son considerados la primera línea de tratamiento para la sudoración excesiva de las axilas, manos, pies, y a veces la cara. Se les llama la primera línea de tratamiento debido a que son los menos invasivos y los expertos recomiendan que sean considerados primero, antes que otros tratamientos más intrusivos.

Los antitranspirantes están disponibles sin receta, aunque algunos requieren la prescripción de su médico. Otros también contienen desodorantes antitranspirantes.

Los desodorantes, por su propia cuenta no pueden impedir la sudoración, pero pueden reducir el olor al limitar las bacterias que causan olor.

 

  • Iontoforesis:

Iontoforesis utiliza un dispositivo simple para tratar la sudoración excesiva de las manos (hiperhidrosis palmar) y los pies (hiperhidrosis plantar). Es particularmente útil para las personas que han recurrido a antitranspirantes con prescripción pero descubren que necesitan un tratamiento más fuerte.

Con la iontoforesis los pacientes deben sumergir las manos o los pies, o ambos, en bandejas poco profundas llenas de agua durante un corto período de tiempo (de 20 a 40 minutos), mientras que el dispositivo envía una corriente eléctrica suave a través del agua. El proceso se repite cada dos días durante un período de cinco a diez días o hasta que el sudor se reduce a un nivel cómodo. Una vez que se ha alcanzado la humedad deseada, los pacientes cambian a un programa de mantenimiento, que oscila de una vez por semana a una vez cada cuatro semanas, dependiendo de la persona. Para mantener la sequedad, la iontoforesis se debe repetir tan pronto como la sudoración comience a volver.

Subir

  • Las inyecciones de bótox:

Con la aprobación de la FDA en 2004, los Estados Unidos se unieron a otros 20 países que ya habían aprobado el uso de botox para la sudoración excesiva.

En el procedimiento, se utiliza una aguja muy fina para inyectar pequeñas cantidades de la toxina botulínica justo debajo de la piel cerca de las glándulas sudoríparas responsables de la transpiración excesiva. Tras la evaluación de su médico se aplican inyecciones múltiples en la zona que necesita ser tratada. Las inyecciones en las palmas o las plantas pueden ser dolorosas. Para aliviar el malestar, los médicos pueden utilizar técnicas de anestesia como cremas analgésicas, bloqueos nerviosos, hielo o vibraciones.

Existe la posibilidad de que durante estos procedimientos algunas glándulas sudoríparas puedan pasarse por alto. Si esto sucede es importante que hable con su médico para que vuelva a evaluar las áreas de sudoración y tal vez “rellenar” los huecos con inyecciones adicionales. Las inyecciones de botox no curan la hiperhidrosis. Los síntomas vuelven a aparecer poco a poco y requieren un seguimiento con inyecciones a intervalos variables (de siete a dieciséis meses) para mantenerlo seco.

 

  • Medicamentos orales:

Por vía oral o medicamentos sistémicos recetados por los médicos para el tratamiento de la hiperhidrosis. Los anticolinérgicos, bloqueadores beta, y el clorhidrato de clonidina son algunos de los medicamentos que se han probado.

Teóricamente, estos medicamentos podrían ayudar a tratar la sudoración excesiva ya que impiden la estimulación de todas las glándulas del sudor y por lo tanto pueden limitar la sudoración en general, pero el uso a largo plazo no es recomendable debido a algunos efectos secundarios graves.

Subir

  • Tratamientos quirúrgicos:

Después de que todos los anteriores tratamientos hayan sido probados, ajustados a las circunstancias individuales, y aún así resultaran ser ineficaces, su médico puede considerar el tratamiento quirúrgico como solución para la sudoración excesiva. Hay diferentes tipos de cirugía para tratar la hiperhidrosis. En algunos procedimientos quirúrgicos se eliminan las glándulas sudoríparas y la simpatectomía torácica endoscópica (ETS). La ETS, en particular, se considera el último recurso, ya que con frecuencia provoca sudoraciones graves, irreversibles. La cirugía de ETS no se recomienda generalmente por sus efectos secundarios, potencialmente muy negativos.

 

  • Soluciones para todos los días:

Aunque sólo un médico puede prescribir o realizar ciertos tratamientos de hiperhidrosis, hay cosas que usted puede hacer para ayudar a que la sudoración excesiva sea una carga menor en su vida cotidiana:

- Bañarse diariamente para controlar la cantidad de bacterias en la piel.
- Secarse bien después de bañarse. Las bacterias y los hongos (que pueden causar mal olor e infecciones en la piel irritada) crecen en sitios húmedos, como entre los dedos. Si tiene los pies sudorosos, use polvos o plantillas absorbentes como summersoles.
- Aplicar antitranspirantes dos veces al día, mañana y tarde. O bien, si sólo está utilizando un antitranspirante una vez al día, aplíquelo por la noche en lugar de por la mañana. Los desodorantes se pueden utilizar en las manos y los pies, así como en las axilas. Si está usando una receta o un antitranspirante de alta potencia, siga las instrucciones de su médico y recuerde que estos productos pueden dañar su ropa y la ropa de cama. Para limitar este daño, use pijamas si el antitranspirante se aplica por la noche, antes de acostarse.
- Elija la ropa permeable al aire. Use tejidos naturales, como algodón, lana y seda, que permiten que la piel respire. Cuando haga ejercicio, es posible que prefiera telas de alta tecnología que absorben la humedad de su piel.
- Los escudos de vestir, cojines pequeños que van en las axilas para absorber el sudor, pueden ser una opción. También puede llevar una camisa limpia extra en caso de emergencia.
- Lave la ropa con frecuencia y cambie sus zapatos y ropa a menudo.
- Alterne los zapatos si tiene problemas con los pies sudorosos. Sus zapatos no se secan durante la noche, así que trate de no usar el mismo par dos días seguidos.
- Use los calcetines adecuados. Los calcetines de deporte que absorben la humedad son una buena opción. Pueden ser de lana merino (que no pica) o una mezcla sintética a veces llamada “polipropileno”.
- Cambie los calcetines a menudo. Cambie los calcetines o medias una o dos veces al día y seque bien los pies cada vez. Las mujeres deben probar medias con suelas de algodón.
- Vaya descalzo cuando pueda o al menos descálcese de vez en cuando.
- Evite las bebidas calientes (café), el alcohol y las especias, que pueden hacer sudar.
- Pruebe técnicas de relajación como el yoga, la meditación o biofeedback. Éstas pueden ayudarle a aprender a controlar el estrés que puede provocar la transpiración.
- Cambie su dieta. Tome nota de cualquier alimento o bebida que le hace sudar más de lo habitual. Considere la posibilidad de eliminar de su dieta las bebidas con cafeína (como café y cola), así como el alcohol, ciertas especias “calientes”, y los alimentos con olores fuertes, como el ajo y la cebolla.
- Únase a un grupo de apoyo o foro de debate en Internet como la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis.

Subir

Diagnóstico y tratamiento de hiperhidrosis en Valencia

Dr. Gabriel Serrano Sanmiguel





    Pedir Cita

    E-mail (requerido)

    Teléfono

    Su mensaje