Buscador
Pedir cita
96 3521441 | 96 3743079
Clínica Serrano

PROCEDIMIENTOS MÉDICOS > REMODELACIÓN CORPORAL

REMODELACIÓN CORPORAL

La remodelación corporal abarca a un grupo de técnicas quirúrgicas (liposucción, láser-lipólisis, lipoescultura) que tienen como fin mejorar la forma y el volumen del contorno corporal, especialmente en el tratamiento de áreas lipodistróficas. Es ideal para eliminar los acúmulos grasos localizados y las discretas alteraciones del peso corporal.

Ventajas

Se trata de una técnica muy demandada en los últimos años que se ha utilizado para moldear áreas como los senos, el abdomen, los glúteos, las caderas, los muslos, las rodillas, las pantorrillas y los tobillos de miles de personas, especialmente mujeres.

Este procedimiento evita las incisiones traumáticas, los puntos de sutura y las grandes cicatrices. El proceso de remodelación corporal, habitualmente se realiza bajo anestesia local y no requiere hospitalización. Por norma general, se puede hacer vida normal al día siguiente de la intervención. Se trata de un procedimiento efectivo, seguro y bien tolerado.

Indicaciones

El procedimiento está indicado cuando se desea realzar el contorno del cuerpo, pero no para resolver problemas de obesidad.

Contraindicaciones

Se recomienda no realizar este tratamiento a pacientes:

  • con infección activa
  • embarazadas y en periodo de lactancia
  • con mala cicatrización / coagulación (diabéticos, hemofílicos…)

No recomendado en pacientes psicológicamente inestables. En caso de enfermedad mental, se recomienda esperar a su estabilización con tratamiento o a su resolución.
 

Riesgos

Entre las complicaciones más habituales que pueden aparecer destacamos: posibles infecciones derivadas de la intervención, reacciones anómalas a la anestesia y materiales de sutura, lesión de estructuras profundas o de los nervios que controlan la sensibilidad de la zona tratada, quemaduras debido al calor o a los instrumentos utilizados durante la operación, hemorragias y la posible formación de coágulos sanguíneos, la asimetría de los resultados (esto es corregible), las cicatrices de las entradas de los tubos, y la flacidez de la piel en la zona tratada (también es corregible).

La técnica

Se trata de un procedimiento individualizado para cada paciente. Dependiendo de la zona a tratar, existen diferentes alternativas. Lo primero es determinar las zonas a tratar y conocer su estado así como la cantidad de grasa que es preciso eliminar para obtener un buen resultado. A continuación se aplica la anestesia local y se realiza una pequeña incisión en la piel a través de la cual se incorporan unos tubos muy delgados, ya sean cánulas de aspiración o una fibra óptica (láser), que una vez en el tejido graso es capaz de desintegrar parte del exceso de grasa seleccionado. Después del procedimiento, el área intervenida puede parecer más grande que antes, pero es una consecuencia de la hinchazón. Durante las primeras tres semanas es recomendable utilizar una faja o elástico apretado que ayude a reducir el sangrado y a recoger la piel de manera que se ajuste al nuevo contorno. Los puntos de sutura se retiran entre los 5 y 10 días que siguen a la operación y el médico puede prescribir antibióticos para evitar alguna infección. A las diez semanas se pueden evaluar los resultados finales.

• Dr. Gabriel Serrano Sanmiguel

Subir





    Pedir Cita

    E-mail (requerido)

    Teléfono

    Su mensaje