Buscador
Pedir cita
96 3521441 | 96 3743079
Clínica Serrano

PROCEDIMIENTOS MÉDICOS > TOXINA BOTULÍNICA

TOXINA BOTULÍNICA

La toxina botulínica, también conocida como Botox, es un tratamiento especialmente indicado para el tratamiento de las arrugas de expresión. Las arrugas de expresión son consecuencia de los movimientos expresivos faciales, localizados frecuentemente en el entrecejo, frente, patas de gallo… La toxina botulínica actúa de forma selectiva relajando los músculos, confiriendo al rostro un aspecto relajado, sin arrugas y más joven y sin perder la expresividad personal.

El tratamiento consiste en la inyección de toxina botulínica en cantidades muy pequeñas en la zona en la que se quieren eliminar las arrugas. La toxina botulínica actúa en la unión neuromuscular, es decir, en el lugar donde confluye el nervio responsable de la contracción del músculo y dicho músculo. Bloquea parcialmente el impulso nervioso al inhibir la liberación de un neurotransmisor llamado acetilcolina, responsable de activar la contracción muscular. De esta forma, los músculos pierden su capacidad de contracción de manera completa a partir de 48-72 horas y la inactivación neuromuscular se mantiene por un período de entre 4 y 6 meses.

Ventajas

  • Especialmente indicado para las patas de gallo, las arrugas del entrecejo y de la frente, y elevación  ligera de las cejas, dando un aspecto más relajado y joven al rostro.
  • No necesita anestesia.
  • No requiere pruebas alérgicas.
  • Puede aplicarse también en cuello y escote.
  • Proporciona resultados en el contorno facial, dando un aspecto más natural que los productos de relleno.
  • Se puede aplicar en cualquier época del año.
  • Resultados visibles  rápidos, durante la semana posterior al tratamiento.

 

Indidaciones

  • Aquellos pacientes jóvenes con primeras arrugas de expresión.
  • En personas de edad, combinado con otras terapias de rejuvenecimiento facial como los productos de relleno o los peelings químicos.

 

Contraindicaciones

Hipersensibilidad conocida a la toxina botulínica o a cualquiera de los excipientes de la formulación, presencia de infección en el punto de inyección, pacientes con riesgo o signos clínicos de un trastorno de la transmisión neuromuscular (miastenia, esclerosis lateral amiotrófica, Síndrome de Eaton Lambert). Se debe utilizar con precaución en pacientes tratados con anticoagulantes y en aquellos que padecen coagulopatías.

Subir

 

Riesgos

Los efectos secundarios que pueden aparecer son generalmente de tipo local y relacionados con la técnica de inyección:

Dolor en el punto de inyección, edema local y eritema, pequeños hematomas en la zona de inyección que desaparecen en el transcurso de días y que se ocultan con el maquillaje, cefaleas leves de carácter transitorio (que remiten generalmente con un analgésico). En muy raras ocasiones se ha observado debilidad muscular exagerada debida a la diseminación del efecto de la toxina en lugares alejados del lugar de administración.

Estos efectos secundarios suelen ser leve-moderados y de carácter transitorio.

La técnica

El tratamiento se lleva a cabo mediante pequeños pinchazos, prácticamente imperceptibles, realizados con una aguja muy fina.

Para mayor comodidad del paciente, aunque no es completamente necesario, antes de inyectar la toxina, el profesional podría aplicar una crema anestésica en la zona a tratar. A continuación se procede a marcar y delimitar las partes que se van a tratar de diferente forma, según la musculatura de la zona. La aplicación del tratamiento difiere en función de la zona. En la frente se actúa sobre el músculo frontal y se inyecta la toxina en pequeñas dosis a cada lado de la arruga, separadas cada inyección un centímetro aproximadamente.

Su uso está únicamente permitido por personal médico con un cualificación y experiencia adecuadas.

Número de sesiones necesarias

El efecto del tratamiento dura hasta 4 meses después de la inyección. Los intervalos entre tratamientos no deben ser inferiores a 3 meses.

En un 95% de los casos, tras la primera sesión se necesitan pequeños retoques. Entre las dos primeras sesiones deben transcurrir alrededor de seis meses, siendo la tercera sesión pasados otros ocho meses y, finalmente, una sesión anual como mantenimiento.

En caso de que falle el tratamiento o disminuya el efecto después de inyecciones repetidas, se deberán utilizar tratamientos alternativos.

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su cirujano plástico. En caso de duda, su cirujano plástico le proporcionará las aclaraciones oportunas. Si usted está pensando en someterse a una intervención de Cirugía Plástica o Estética, acuda a un Especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

• Dr. Gabriel Serrano Sanmiguel

Subir





    Pedir Cita

    E-mail (requerido)

    Teléfono

    Su mensaje