Buscador
Pedir cita
96 3521441 | 96 3743079

Lunares

TIPOS DE LUNARES

QUITAR LUNARES

lunares

Lunares.

Todo el mundo tiene lunares, a veces muchos. La mayoría pensamos que los lunares son como “verrugas” que se localizan en la cara, de color carne o marrón y a veces con pelo. Sin embargo, los lunares tienen un aspecto muy variable. Hay lunares atractivos que en el pasado se conocían como manchas de belleza. En contraste, la mayoría de los lunares son antiestéticos.
Los lunares pueden ser de color rosado, marrón, azul o negro. También pueden ser redondos u ovales o de forma irregular. Pueden ser planos o elevados, grandes o pequeños, con o sin pelos, moteados o de color homogéneo. Si el aspecto de un lunar le preocupa o si observa cambios bruscos, debe consultar al dermatólogo. Los lunares que tienen colores rojos, azules o áreas negras tienen un mayor riesgo de malignidad.

 

TIPOS DE LUNARES:

quitar lunares

Lunar

Los lunares pueden aparecer en cualquier parte de la piel o en grupos. Tienen una forma y un tamaño variable y habitualmente un color carne o parduzco.

El color se debe a que contienen células que fabrican el pigmento de la piel, la melanina.
La presencia de lunares está determinada antes de que la persona nazca. La mayoría aparece durante los primeros 20 años, pero otros no aparecen hasta los 40. Inicialmente los lunares son planos y de color marrón o negro, parecidos a las pecas. Con el tiempo aumentan de tamaño y algunos desarrollan pelo. A medida que pasan los años los lunares cambian poco a poco. La mayoría se elevan y aclaran de color, mientras que otros se aplanan. A veces los lunares se oscurecen. Esto ocurre tras la exposición al sol y a veces tras un tratamiento con cortisona.

Durante la pubertad, el embarazo o por tomar píldoras anticonceptivas, los lunares se pigmentan y se hacen más grandes. También pueden aparecer nuevos lunares.

Nevus displásicos, lunares con predisposición a malignizarse.

Los lunares que aparecen en el nacimiento (presentes en el 1% de las personas) pertenecen a este grupo, tienen tendencia a malignizar y por tanto deben ser extirpados.

Consejos para los pacientes con nevus displásicos:

  • Examine y reconozca sus propios lunares cada tres meses.
  • Pase por el dermatólogo cada seis meses para examinar la piel, de cabeza a pies y con una periodicidad más corta si los lunares están activos.
  • Extirpe los lunares que estén cambiando.
  • Disminuya la exposición al sol, use ropa adecuada y emplee cremas antisolares.
  • Vigile más estrechamente los lunares en los periodos de actividad hormonal, como embarazo, adolescencia y toma de píldoras anticonceptivas.

 

Características de los nevus displásicos:

Son mayores de 0,5 cm de diámetro (más grandes que la goma de borrar de un lápiz). Tienen una forma irregular y un color no homogéneo, con centros pardo oscuros y bordes más claros. Se localizan sobre todo en la espalda, pero pueden aparecer en cualquier punto de la piel, incluyendo las áreas protegidas del sol (cuero cabelludo, mamas, nalgas, etc.).
Aproximadamente una de cada 25 personas tiene este tipo de lunares, y en ocasiones afectan a varios miembros de la familia. Estos individuos deben ser controlados por el dermatólogo para evitar que desarrollen un tumor llamado melanoma maligno sobre los lunares, una forma mortal de cáncer de piel en la que proliferan las células productoras del pigmento de la piel. El riesgo de degeneración de un nevus displásico es mayor en las familias con antecedentes de melanoma. Se sabe que la exposición al sol aumenta la incidencia de cáncer que surge sobre los lunares.

 

TRATAMIENTO PARA LOS LUNARES:

Cualquier lunar que cambia súbitamente de tamaño, forma o color, o que sangra, duele o aparece por primera vez después de la adolescencia, debe ser motivo de consulta con su dermatólogo para determinar la conveniencia de extirpar la lesión. Los lunares también pueden quitarse por motivos cosméticos, es decir, porque son antiestéticos o no le gusten.

Los métodos para quitar los lunares son:

  • Extirpación del lunar con sutura (puntos).
  • Bisturí eléctrico. Aquí la lesión se quema con un bisturí eléctrico.

 

En el caso de los lunares displásicos se aconseja vigilarlos, extirpándose únicamente las lesiones cambiantes o muy atípicas. Se recomienda la extirpación profiláctica de nevus displásicos localizados en el cuero cabelludo, ya que al estar tapados por el pelo no pueden controlarse adecuadamente. Los nevus displásicos que afectan a pacientes inmunodeprimidos deben ser también extirpados.

Muchas personas preguntan si pueden afeitarse la piel donde hay lunares. Se cree que la irritación que produce el afeitado sobre el lunar no produce degeneración, pero se aconseja extirpar estas lesiones para facilitar el afeitado e impedir hemorragias. Algunos lunares contienen pelos, a veces antiestéticos. Estos pelos pueden quitarse sin ningún riesgo mediante depilación eléctrica. Otra solución para las personas con lunares antiestéticos consiste en camuflarlos mediante maquillajes especiales, que incluso resisten al agua.

 

AUTO-EXAMEN DE LA PIEL:

El mejor momento para practicar un examen de la piel es después del baño o de la ducha. Puede emplear un espejo de cuerpo entero y ayudarse con un espejo de mano. El objetivo es examinar cualquier peca o marca de nacimiento y ver si ha sufrido un cambio en cuanto a tamaño o color.

  • Examine su cuerpo de espaldas y frente al espejo, así como de lado.
  • Doble los codos y examine cuidadosamente los antebrazos, muñecas y palmas.
  • Siéntese si está más cómodo y repase la parte posterior de las piernas y pies (plantas y espacios entre los dedos).
  • Examine la parte posterior del cuero cabelludo y del cuello con la ayuda de un espejo de mano o pida la ayuda de un familiar.
  • Recuerde la regla A, B, C, D que identifica los lunares con tendencia a malignizar.
    A = Asimetría. La mitad del lunar es diferente a la otra mitad.
    B = Borde irregular, festoneado, con muescas o pobremente circunscrito.
    C = Color. Varía de un área a otra, pardo claro a oscuro, con áreas negras, blancas, rojas o azules.
    D = Diámetro. Mayores de 5 mm (tamaño de una goma de borrar de lápiz).

 

Si sigue un examen regularmente podrá identificar qué es normal en usted y si existe algún cambio. En este último caso, consulte inmediatamente con su dermatólogo.

 

Quitar lunares en Valencia. Clínica Serrano





    Pedir Cita

    E-mail (requerido)

    Teléfono

    Su mensaje